Estás en modo administración

proyectoseccion
subseccion
lang

2004. auditorio y palacio de congresos en san pedro del pinatar. murcia

Carmen Espegel, Concha Fisac

COLABORADORES: Daniel Merro, Cristina Hernández, Isabel Camacho, Laia Lafuente, Syra Abella, Lucila Urda, Jerome Gottardi

ARENA TRANSLÚCIDA

Duna fosilizada, hecha de arena traslúcida. Mirador hacia el mar, que, a su vez, actuará de faro de la ciudad. La fórmula de la relación entre la altura y la distancia de visión. Ver el mar desde un punto alejado de él por las marismas. La entrada procesional al edificio nos introduce a través de un jardín lineal de silenciosos tilos.

Una gran caja cálida de salas, con la mejor acústica del hormigón y la madera, emerge como del agua, entre el hormigón traslúcido y el vidrio panóptico, que lo funde todo en la difícil unidad de lo diverso. Un pensar peripatético hacia la cima con la visión lejana del mar que se utiliza como escena del auditorio al aire libre. Una nueva topología urbana se enriquece con rampas y paseos exteriores en las que el espacio abierto se hace interior cada vez que el cerrado se exterioriza y abre. 

La marcada silueta del edificio deriva de una cubierta en forma de gradas que sirve, al mismo tiempo tanto de techo de la gran sala de representaciones, como de graderío al aire libre, multiplicando las funciones de los elementos arquitectónicos en un claro sentido de economía de medios. En esa dirección se elige la desaparición de los materiales de acabado interior que llegan a fundirse en un solo material -hormigón traslúcido (litracón)- que hace límite tanto dentro como fuera. Polivalencia de usos independientes y alternativos de los distintos sectores, con salas flexibles y fragmentables en función de las necesidades del aforo o del uso. Por ello, la sala polivalente de exposiciones se vincula al foyer en ese largo promenade architecturale.